Ronroneamos y ronroneamos

PitaPata Cat tickers

viernes, 12 de julio de 2013

Embarazo y Parto en las Gatas

                        
Si encontramos una hembra preñada, seguramente abandonada y consideramos la posibilidad de acogerla en nuestro hogar, este video puede ser de gran utilidad.
Debemos llevarla lo  antes posible al Veterinario para que le realice un chequeo general y una ecografía para ver el tiempo de gestación, como así también nos recomendará si necesita vitaminas, antiparasitarios, etc.

No se le debe dar ninguna medicación ni vitaminas sin consulta médica.
Darle la mejor comida que se pueda para cachorros y también comida natural: leche, carnes, zanahorias, huevos.
Buscarle un lugar muy tranquilo, silencioso y muy cálido sin corrientes de aire.
No debe haber ninguna persona ni otras mascotas. 
La mayoría de las gatas buscan a su dueño/a para que las acompañe y debemos hacerlo con mucha discreción pero muy atentamente.
Nos daremos cuenta que el parto está cerca porque la gata dejará de comer, se mostrará rara y puede ser que lama su vulva, se esconda, trate de hacer nido.
  Comenzará a sentir contracciones y cuando éstas sean mas fuertes, el parto será inminente y es importante que estemos presentes.Cada gatito nacerá en una bolsa independiente (placenta) y la gata será la encargada de cortar el cordón umbilical.
 Luego, expulsará la placenta y la gata se la comerá.
Si la madre no le rompe la placenta tendremos que hacerlo nosotros, tomaremos al gatito cuidadosamente y con una toalla limpia, seca y calentita y le iremos quitando la bolsa, tratando de limpiarle la boca y la nariz. 
Realizado esto, lo frotaremos con la toalla para estimular la respiración.

Con un hilo esterilizado con alcohol ataremos el cordón a unos 2 cm del cuerpo del gatito, dejando otros 2 cm de cordón, procederemos a cortar con una tijera también desinfectada.
Una vez que le cortamos el cordón y le despejamos la boca y nariz y lo estimulamos con la toalla, se lo ponemos a la teta para que estimule nuevas contracciones y provoque las siguientes expulsiones.

En cuanto empieza a nacer el próximo, sacamos a los que están mamando para que esté más cómoda.
Los ponemos en una cajita bien calentita con bolsas de agua caliente.
Siempre controlando que la gata no se ponga nerviosa porque le estamos tocando los hijos.
Entre gatito y gatito le podemos dar miel o glucosa en un poco de leche o queso crema para que recupere fuerza.
El tiempo entre cada nacimiento puede durar de minutos a horas.
Es importante que los gatitos mamen bien el calostro de su madre en los primeros días.
Apenas nacido conviene pesarlos y hacer un registro por escrito para hacer su seguimiento diario y controlar que esté engordando adecuadamente.
Tener a mano bien visible el número de teléfono de nuestro médico veterinario y el de un servicio de emergencia, por cualquier inconveniente.
¡Pura ternura gatera!

No hay comentarios:

Publicar un comentario