Ronroneamos y ronroneamos

PitaPata Cat tickers

viernes, 22 de febrero de 2013

Trastornos del comportamiento en el gato

Los principales síntomas de problemas de comportamiento son la agresividad, el hacer sus necesidades en lugares insólitos, la automutilación y la excesiva timidez.
Gatos histéricos o deprimidos, gatos destructores, gatos que permanecen quietos en un rincón, etc. 

El etólogo británico Peter Neville, desarrolló una teoría de que los gatos domésticos están actualmente demasiado mimados, y este entorno hiperprotector hace perder al gato sus referencias naturales y, por tanto, su equilibrio vital y psíquico.
El periodo más sensible para el gatito es la primera infancia, que es cuando se forma su personalidad, y es cuando pueden sufrir más desórdenes psicológicos.

 Este desarrollo comienza antes del nacimiento del gatito y va evolucionando hasta su madurez.
 Los factores externos al gatito pueden provocar la aparición de trastornos en su comportamiento.

Es fundamental que el gatito permanezca junto a su madre por lo menos hasta el momento del destete, ya que gracias a la educación que recibe de ésta podrá adaptarse más adelante a las reglas de la vida social.

Se ha comprobado que la mayoría de los gatos agresivos, para los cuales lo más normal es morder y arañar a todos los seres vivos que se pongan a su alcance, han sido animales destetados demasiado pronto.


Es muy importante para la perfecta convivencia entre gatos y humanos que el gatito pase una fase de socialización para que se acostumbre al contacto con otros seres vivos: gatos, perros, humanos, etc. 

Si estos contactos con las personas no se producen en los primeros meses de vida, el gatito tendrá miedo de todo, y esta actitud será difícil de corregir.

 Lo más importante es que el gatito se vuelve agresivo y bastante salvaje por esa falta de contacto humano.

Muchas veces las causas de los trastornos del comportamiento de los gatos son fácilmente detectables y por lo tanto se pueden solucionar sin mucha dificultad.

 Molestar al gato mientras come puede ponerlo nervioso, dejarlo en una pensión o en un lugar desconocido por el gato durante un tiempo puede hacer que se vuelva miedoso, pues puede creer que lo han abandonado. 


Mudarse de casa o que nuevas personas o nuevas mascotas vengan a vivir a ella puede provocar diversas reacciones en los gatos, como problemas digestivos, alérgicos, dermatológicos, etc. 

Todas estas enfermedades psicosomáticas se pueden deducir rápidamente, y por lo tanto, solucionar.

 Antes de analizar un trastorno de conducta en un gato hay que descartar una posible causa física, por ejemplo un gato que sacude mucho la cabeza puede estar sufriendo  una otitis  aunque en un principio su comportamiento nos pueda parecer compulsivo. 


Hay una característica común que debe hacernos sospechar de la existencia de un problema de conducta o un problema físico, y es el hecho de que el gato no se asea. 

Actualmente la medicina veterinaria está muy avanzada y podemos contar con entrenados médicos etólogos que son los especialistas en trastornos de conducta, no dudemos de consultarlos.

Es fundamental intentar prevenirlos, hay tres pasos muy importantes para que un gato tenga una buena salud psíquica:



1º. La educación materna y no separarlo de su madre antes del destete natural.


2º. Darle una adecuada socialización con seres humanos.


3º. Es apropiado tener dos gatos en lugar de uno, de esta forma se intercambian las conductas esenciales de los comportamientos naturales, a veces olvidado por los gatos que conviven con nosostros


4 comentarios:

  1. Muy interesante el artículo. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Muy buen artículo! Estoy pasando por un proceso difícil, ya que encontramos un gatito de aprox 6 semanas en la calle y lo adoptamos. Mi gata de 12 años es sumamente celosa y agresiva...algún tip para que mi gata acepte al gatito?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Vivia: ¡muy buena decisión la de haber adoptado al pequeño gatito! buena para vos, para el bebito y también para esa viejita gruñona.
      Los gatos al principio hacen mucho escándalo, pero tranquila la sangre no llegará al río, se va a adaptar y el pequeñín sabrá como esquivarla en los primeros momentos.
      Te recomiendo que prepares exquisitos manjares gatunos, de los que a ella más le gusten y dáselos en los momentos en que empieza a enojarse con la presencia del gatito. Acariciala suavemente y cuando te mire, mirala fijamente a los ojos y cerralos muy, muy despaciosamente. En idioma gatuno eso significa que la amás mucho. Tratá de no hacerle muchos mimos al bebé en su presencia.
      ¡Suerte y contame como te está todo!

      Eliminar