Ronroneamos y ronroneamos

PitaPata Cat tickers

viernes, 15 de febrero de 2013

La libertad del gato

El gato es un animal muy independiente que ama tener sus momentos de libertad.
Obviamente hay gatos más tímidos y tranquilos que otros o que han pasado por experiencias muy dolorosas que temen salir del ámbito de nuestro hogar, o bien si tenemos un gato Persa, que difícilmente tenga esas ansias.
Por más que querramos domesticarlos, el gato tiene sus instintos de caza, de exploración que no vamos a poder doblegar.


Nuestros gatos pueden vivir  en semi libertad o totalmente protegidos en nuestro hogar y ambas cosas pueden tener sus pro y sus contras, dependiendo del carácter y temperamento del minino.
Si el gato tiene un fuerte instinto de salida o ansias de hacerlo y se encuentra protegido en un hogar sin posibilidades de hacerlo es conveniente que intentemos sacarlo a pasear con un arnés adecuado tal como recomendamos en este post:

http://unviejogatoazul.blogspot.com.ar/2011/04/pasear-al-gato.html

Estamos hablando siempre de gatos castrados
Si el paseo no es posible, deberíamos extremar las precauciones ya que en la primera oportunidad que se le presente, por mínima e imposible que nos parezca, el gato la aprovechará.

El gato estará al acecho aunque nosotros no nos demos cuenta, su instinto será mucho más grande que nuestras precauciones.
Reitero, no es que se quiera ir por instinto sexual (estamos hablando siempre de gatos castrados), sino por la propia idiosincrasia gatuna: curiosidad, exploración y ansias de ir  por donde quiere.
 
Naturalmente los gatos deambuladores están expuestos a grandes riesgos dentro de una gran ciudad: el tráfico, perros bravos y humanos perversos por citar a los más frecuentes.
La posibilidad que no pueda regresar está siempre presente ya sea porque cayó en algún lugar en que no pueda salir o porque perdió el rastro, cosa nada imposible en las grandes urbes con miles de apartamentos y cientos de personas.
Todo esto se agrava si nosotros lo hemos criado y no conoce la calle ni como procurarse comida.
Es común que se esconda y pase los días sin comer ni beber debilitándose cada vez más y haciéndose cada vez más vulnerable.
Si el gato vive en casa con jardines, árboles y otras mascotas es muy probable que su instinto "salidor" esté atenuado, aunque tratándose de estos seres tan especiales, nunca nada es seguro.

Si nuestro gato es de la categoría de los "Salidores" y no lo podemos evitar, convendría tomar las siguientes medidas:

.-Tener siempre sus vacunas al día
.-Ponerles un collarcito elástico con chapita con nuestro número de teléfono.

.-Rezarle a la Diosa de los gatos para su pronto y feliz regreso

2 comentarios:

  1. Buena tardes, soy una amante incondicional de los gatos, tengo dos conmigo en casa y alguno de forma transitoria puesto que coloboro con una protectora como casa de acogida. Sólo quería darle mi enhorabuena por el blog tan completo,interesante, bien ilustrado y bien documentado con material de muy buena calidad. Un saludo gatuno desde Zaragoza, España.

    ResponderEliminar