Ronroneamos y ronroneamos

PitaPata Cat tickers

domingo, 29 de abril de 2012

Un cuento policial: Tres gatos y un paraguas (adaptación de Alejandra Erbitti)


TRES GATOS Y UN PARAGUAS es un cuento policial de intriga y suspenso cuyos protagonistas son todos gatos. Divertido, poético y deductivo, para grandes y chicos amantes de los gatos.
"Tres gatos y un paraguas" es una adaptación de Alejandra Erbitti del cuento de Rodolfo Walsh "Portugueses" que se encuentra en su texto original al pie de este post.
El detective Morrongo Carrillo investiga el difícil caso de un gato desmayado de un tomatazo en una noche de lluvia. 
Hay tres felinos sospechosos, pero sólo uno es culpable. 
Este es un policial gatuno en que hay que deducir y pensar. 
                1
El primer gato era alto y flaco.
El segundo gato era bajo y gordo.
El tercer gato era mediano.
El cuarto gato estaba desmayado.
2
—¿Quién fue? —preguntó el comisario Bigotes.

—Yo no —dijo el primer gato.
—Yo tampoco —dijo el segundo gato.
—Ni yo —dijo el tercer gato.
El cuarto gato no dijo nada porque estaba desmayado.
                 
3

El detective Morrongo Carrillo observó a los cuatro gatos, muy de cerca, con su lupa.
El primer gato tenía una oreja mojada.
El segundo gato también tenía una oreja mojada.
El tercer gato estaba seco en el lomo y tenía la cola y las dos orejas mojadas.
El cuarto gato estaba hecho sopa.
4
—¿Qué hacían en esa esquina? —preguntó el comisario Bigotes.
—Esperábamos un taxi —dijo el primer gato.
—Llovía muchísimo —dijo el segundo gato.
—¡Cómo llovía!—dijo el tercer gato.
El cuarto gato seguía desmayado.
5
—¿Quién vio lo que pasó? —preguntó el detective Morrongo Carrillo.
—Yo miraba hacia el Norte —dijo el primer gato.
—Yo miraba hacia el Sur —dijo el segundo gato.
—Yo miraba hacia el Este —dijo el tercer gato.
El cuarto gato estaba desmayado. Se desmayó mirando al Oeste.
6
—¿Quién sostenía el paraguas? —preguntó el comisario Bigotes.
—Yo no —dijo el primer gato.
—Yo soy bajo y gordo —dijo el segundo gato.
—El paraguas era chico —dijo el tercer gato.
El cuarto gato no dijo nada. Tenía un tomatazo en la cabeza.
7
—¿Quién oyó el tomatazo? —preguntó el detective Morrongo Carrillo.
—Yo soy un poco sordo —dijo el primer gato.
—Era una noche ruidosa —dijo el segundo gato.
—¡Llovía y tronaba! —dijo el tercer gato.
El cuarto gato no podía oír nada porque estaba desmayado de un tomatazo.
8
—¿Cuándo se desmayó el desmayado? —preguntó el comisario Bigotes.
—Cuando acabó de llover —dijo el primer gato.
—Cuando acabó de tronar —dijo el segundo gato.
—Cuando acabó de desmayarse —dijo el tercer gato.
9
—¿Qué hicieron entonces? —preguntó detective Morrongo Carrillo.
—Yo maullé pidiendo socorro —dijo el primer gato.
—Yo me puse a ronronear del susto —dijo el segundo gato.
—Yo quise hablar con el desmayado —dijo el tercer gato.
Pero el desmayado no le dirigió la palabra.
10
—Entonces, ¿qué hicieron? —preguntó el comisario Bigotes.
—Yo exclamé: ¡qué mala suerte! —dijo el primer gato.
—Yo cerré el paraguas —dijo el segundo gato.
—Yo lo traje corriendo hasta aquí —dijo el tercer gato.
El desmayado estaba desmayado.
11
—¡Usted lo desmayó de un tomatazo! —acusó el detective Morrongo Carrillo.
—¿Yo, señor? —preguntó el primer gato.
—No, señor —dijo el detective Morrongo Carrillo.
—¿Yo, señor? —preguntó el segundo gato.
—No, señor —dijo el detective Morrongo Carrillo.
—¿Yo, señor? —preguntó el tercer gato.
—¡Sí, señor! —dijo el detective Morrongo Carrillo.
12
—Uno de ustedes arrojó el tomatazo y el otro se desmayó. 
Los otros dos gatos no vieron nada —dijo el detective Morrongo Carrillo—. 

Uno miraba al Norte, otro al Este, otro al Sur y el tomateado se desmayó mirando al Oeste. 
Estaban esperando un taxi, la noche era tormentosa. 


El paraguas era chico y ustedes eran cuatro. 
Mientras esperaban, la lluvia les mojó las orejas: 
a uno la izquierda y a otro la derecha. 
El gato que miraba al Norte y el que miraba al Sur no tenían que darse vuelta para arrojarle un tomatazo al gato que miraba al Oeste. 
Les bastaba mover el brazo izquierdo o el derecho a un costado. 
El gato que miraba al Este, en cambio, tenía que darse vuelta del todo, porque estaba de espaldas a la víctima. 
Pero al darse vuelta, se le mojó la cola. 
Ahora tiene el lomo seco mientras que las dos orejas y la cola están empapadas. 
Como el paraguas era chico, a los otros dos gatos se les mojó solamente la oreja que les quedaba afuera y no se mojaron las colas, porque cuando se dieron vuelta para mirar al desmayado, ¡justo había dejado de llover! 
Y el gato desmayado está totalmente mojado porque cuando le zamparon el tomatazo, se desparramó sobre la calle encharcada.
Reporte final:
El bandido usó un tomate maduro y de grueso calibre, un tomatón, como quien dice, un tomatote enorme de esos que usan algunos para jugar al fútbol cuando no tienen pelota y que algunas señoras llevan en sus carteras por si les da hambre o se tienen que defender de algún asaltante.


La explosión del tomate contra la cabeza de la víctima se confundió con los truenos (esa noche hubo una tormenta eléctrica que mamita querida). 
Pero el tercer gato tuvo que localizar en la oscuridad el mejor lugar donde estrellar semejante tomatón: la nuca de su víctima. Pero, como todos saben, los gatos son muy hábiles aun en la oscuridad. 
En esos pocos segundos, el fuerte chaparrón le empapó la cola. Él es el único gato que tiene la cola mojada. Por lo tanto ¡es el culpable!
13
El primer gato se fue a dormir a su casa. 
El segundo tiró el paraguas a la basura. 
Al tercer gato no lo dejaron ir hasta que le pidiera perdón de todo corazón al gato desmayado. 
Tuvo que esperar un montón, porque el cuarto gato siguió un buen rato desmayado, con un tomatazo en la cabeza.

Portada del cuento original "Portugueses" de Rodolfo Walsh


El cuento original de Rodolfo Walsh
http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/esp/walsh/portugue.htm

martes, 24 de abril de 2012

Los acumuladores de Gatos-Síndrome de Diógenes


Acumulador, acaparador, coleccionista de gatos, síndrome de Diógenes con animales; son las tantas denominaciones que se usan para referirse a personas que tienen las siguientes características:
.- Un número importante de gatos, mucho mayor de lo habitual.

.-No pueden alimentarlos adecuadamente como así tampoco otorgarle   cuidados sanitarios, médicos y de un alojamiento apropiado.
.-Se observa un estado general de negligencia, abandono, animales enfermos, desnutridos, reproducción descontrolada, muertes frecuentes.

.-Incapacidad para reconocer el problema en general, creencia de que los está cuidando de que los está protegiendo. No reconoce el estado de hambre, enfermedad y descuido en que tiene a los gatos.

No debemos confundirlos con aquellos dueños de gatos, que teniendo también una importante cantidad de ellos, los tienen en muy buen estado, bien alimentados,castrados con todas las atenciones médicas correspondientes y en un lugar apropiado  para su alojamiento.
Los gatos lucen muy sanos, bien alimentados, alegres y felices.
En esta fotografía se puede ver el lugar donde vivía una anciana con sus 39 gatos.
Se la encontró muerta y en el montón de basura 6 de esos gatos también muertos

Los lugares donde habitan los acumuladores de gatos están en pésimas condiciones de higiene y habitabilidad. Son sitios en donde la crueldad y el deterioro de la vida de los gatos son unas constante.

En muchas ocasiones son personas ancianas (pero no únicamente) que se ven muy descuidadas y abandonadas con deterioro mental y psíquico claro.


 ¿Cómo ayudar?

Como es un tema difícil de abordar, complejo y  delicado es fundamental armarse de mucha paciencia y constancia. 

No debemos perder de vista que el fin es ayudar a los gatitos presos de esa terrible situación de crueldad, hambre y miseria.

Tratar de comunicarse de la manera más amable posible y no criticarlos ni emitir juicios de valoración ya que ellos no los entenderían 
(no olvidemos que creen que con ellos los gatitos están muy bien)
.-SON NEGADORES.-

Ofrecer primero cuidados médicos: castración de las hembras en primera instancia y luego los machos.

Tratar que nos entreguen a las crías, generalmente enfermas y debilitadas, de las que tendremos que hacernos cargo.

Llevar si se puede a un Médico Veterinario y sino consultar con alguno para que nos aconseje que medicamentos llevar de acuerdo a lo que le describimos: antiparasitarios, antibióticos, antipulguicidas, productos de limpieza, desinfectantes, etc.
Llevar alimentos de muy buena calidad para mejorar el estado general de toda la población.

Como por lo general se niegan a entregar a los gatos aunque sea para castrarlos, ya que son muy desconfiados, malhumorados y bastante paranoicos, una solución que le podemos ofrecer es que lo lleven ellos mismos al consultorio de nuestro Médico Veterinario.

Debemos estar siempre atentos de controlar la situación con visitas periódicas, pero cuidando que no se sientan invadidos ni perseguidos.

Lo ideal es trabajar en red, entre varias personas.
No sólo para hacer frente a los gastos económicos sino también por el factor tiempo, espacio, adopciones, difusión etc.


Es un trabajo muy intenso, muchas veces frustrante en el que ponemos a prueba toda nuestra energía para ayudar a esos pobres gatitos sometidos a la locura humana.

martes, 17 de abril de 2012

Adopciones de Gatitos Ciegos

Una lista de enlaces de gatos ciegos o disminuidos visuales en adopción en Argentina.
Los lectores de aquí y de otros países pueden ayudar con la difusión buscando en los portales o en Facebook y difundiendolos para darles una oportunidad de encontrar una familia.
Si no podemos adoptar, difundamos en nuestro Blog o en nuestras páginas de Facebook, esto puede finalmente significar una gran diferencia para ellos.
Grecia gatita muy joven, ciega, dócil, cariñosa y muy necesitada de una familia.
Está castrada y muy sanita. Es muy inteligente y se adapta muy bien.

 Gabriela Valora de Floresta, C.A.B.A; CEL 15 68837089 o email: gabrielavalora@yahoo.com.ar!!


http://www.facebook.com/photo.php?fbid=10150581687018789&set=a.10150416298493789.372087.358610543788&type=3&theater

Juanito, es un gatito muy joven, castrado, muy sano, educado, cariñoso y tranquilo
156 582 6275
http://www.facebook.com/photo.php?fbid=10150589426978789&set=a.10150416298493789.372087.358610543788&type=3&theater

Rocky es un gatito más bien viejito, vivió siempre en a calle y fue objeto de mal trato ya que ¿una persona? lo golpeó tan salvajemente que lo dejó seriamente lesionado.
Ahora ya está recuperado, pero tiene dificultades con su visión.
Es un gran compañero, muy tranquilo, cariñoso, sociable y ¡muy conversador!
contáctarse con: adopciones.villacrespo@yahoo.com.ar
http://www.facebook.com/photo.php?fbid=10150610981768789&set=a.10150416298493789.372087.358610543788&type=3&theater

Este pobre gatito que ni siquiera tiene nombre está viviendo en la calle.
Lo hicieron castrar, lo curaron pero no hay lugar de tránsito para él.
Le falta un ojo y ve poco del otro, eso hace que estando en la calle esté muy expuesto, más que otros a los peligros del abanono
CLARITA 15 5895 4722

http://www.facebook.com/photo.php?fbid=363520160338194&set=a.287990764557801.68447.163811470309065&type=1&theater

Te lo ruego amigo lector, ayudanos a encontrar un hogar en donde refugiarnos:
la soledad, el abandono y la ceguera es una mala combinación.

sábado, 7 de abril de 2012

Gatos Ciegos

La más común de las discapacidades en los gatos es la falta de visión total o parcial.
Los gatos son muy sensibles a las enfermedades virósicas oculares y es muy común encontrar pequeñas crías con dificultades visuales que pueden no poder curarse y desembocan en ceguera total o parcial.

Si encontramos un gatito con problemas oculares debemos acudir a la atención veterinaria de inmediato ya que existen tratamientos que pueden salvar esta importante discapacidad, no siempre, pero es importante intentarlo y hacerlo lo más rápido posible.
Habitualmente los bebes gatos abandonados están en mal estado de salud, no solamente sus ojos, así que debemos actuar con mucha prisa y llevarlos a la consulta médica.
Las enfermedades oculares son muy agresivas y los gatitos seguramente tienen un deficiente estado inmunitario que se suma a su mal estado general.
Es muy frecuente encontrar en los refugios de gatos abandonados, gatos adultos ciegos. En los adultos es frecuente que provenga por la edad. 
Lamentablemente muchos dueños los abandonan cuando aparece esta discapacidad, y gracias a que los rescatistas los auxilian ellos sobreviven ya que en la calle no lo harían.
Un gato ciego puede llevar una vida completamente normal.
Al igual que los humanos, cuando un sentido falta, los otros se agudizan para ir en sustitución del faltante.
                              
Para los que quieran adoptar gatitos ciegos, es bueno que sepan que ellos son más tranquilos, más cautos, muy afectuosos y muy dependientes de su dueño.
Sólo basta con que aprenda dónde está su comida y el agua que puede esta al lado del pote de alimento.
Ellos buscarán por sí mismos los mejores lugares para dormir.
Es importante no cambiar los muebles de lugar, y si aparece algo nuevo y diferente a la rutina habitual, hay que tener la paciencia de enseñárselo
 ¡lo aprenderá bien rápido!
Se debe tener precaución con las otras mascotas que hay en la casa, que si bien pueden ser amorosas y confiables, la discapacidad que da la ceguera lo dejan muy vulnerable a nuestro gatito ciego, ya que no tendrá los reflejos necesarios ante los movimientos de una mascota de mayor porte.
Cuando hay otros gatos en la casa, debemos estar bien seguros que tienen una buena y amistosa relación, ya que un gato ciego no puede defenderse frente a una agresión, aunque sea los simples y comunes manotazos que suelen aparecer en la convivencia entre gatos.
Si bien a todos los gatos se los debe proteger de los balcones y aperturas al exterior, mucho más a los gatos ciegos.
Si tenemos escaleras, es aconsejable colocarle una puerta, ya que no es inconveniente la subida, pero sí la bajada.
La adaptación de un bebé ciego es mucho más fácil, ya que para él el mundo es así como lo percibe, sin la visión que nunca ha tenido.
El gato ciego adulto demorará un poco más pero se adaptarán perfectamente, y si se lo rescató del abandono, mucho más.
Feliciana es una de mis gatitas, de 3 meses que ha perdido uno de sus ojitos y el otro lo tiene con una disminución importante.
No obstante, ella juega y vive feliz su vida de gatita consentida.