Ronroneamos y ronroneamos

PitaPata Cat tickers

martes, 25 de octubre de 2011

Halloween o Noche de Brujas y los Gatos Negros

Halloween es una celebración que trajeron los irlandeses, alrededor del año 1840 a Estados Unidos en épocas de la gran inmigración (debido a la terrible hambruna que padecían) de este pueblo de origen Celta.
Recién en la década de 1970 se introdujo la celebración de Halloween  a muchos otros países debido a la amplia popularidad que le dio el cine y la televisión y por supuesto, apoyados en el marketing comercial de toda su simbología.




Tiene todo lo necesario para despertar el espíritu consumidor y el atractivo de una celebración de origen misterioso y truculento: historias de terror y misterio, disfraces, ocultismo, magia, ceremonias, visitas, fogatas,etc.

Se celebra la noche del 31 de octubre, ya que esa fecha era para los Celtas el fin del año y el fin del tiempo de las cosechas. Creían que en esa noche, los muertos salían de sus tumbas, venían del otro mundo para tomar sus cuerpos y resucitar.

Los hacían víctimas de conjuros y maldiciones sino hacían tratos con ellos, de ahí el famoso "trick or treat" (truco o trato).


Para conjurar todo esto los Celtas solían disfrazarse con pieles de animales, con máscaras terroríficas, pintarse con sangre coagulada.
Encendían grandes fogatas en donde hacían sacrificios humanos y quemaban vivos a animales con el fin de aplacar a los muertos

Encendían luminarias dentro de nabos para ahuyentar a los muertos que deambulaban en las sombras. Los irlandeses modificaron ésto, al encontrarse en América con calabazas-que no existía en Irlanda-y que era mucho más fácil de ahuecar.
Los Celtas creían que los gatos negros eran personas malditas a las cuales el demonio habían cooptado y les habían robado el cuerpo y el alma. Suponían que los gatos negros se paseaban por ahí con el fin de hacer lo mismo.
Por eso los quemaban vivos.

El 31 de octubre los satanistas celebran "misas negras".
De ahí el gran peligro que sufren nuestros gatos negros la Noche de Brujas o Hallowen, porque si bien la mayoría de las personas lo celebra de manera divertida e inocente, existen locos psicópatas que siguen torturando y quemando vivos a los gatos negros.

En peligro están todos los gatos para estas maléficas fiestas, cualquiera sea su color, aunque los gatos: negros, blancos y amarillos (en ese orden)son los preferidos de estas satánicas sectas. 
Recientemente en los Estados Unidos y los países de la Unión Europea se prohibió la adopción o venta de gatos negros en las cercanía de Halloween.
No es tan conocido que los gatos amarillos son buscados por estos locos degenerados para hacer sus prácticas satánicas.

También hay que cuidar a los bicolores con predominancia de uno de esos colores. 

Los cuidados: no permitir que salgan al exterior ni siquiera a lugares que le son familiares y en lo posible no dar en adopción ni vender a gatitos que posean estos colores.

Esto debe empezarse algunos días antes del 31 de octubre, ya que debemos saber que existen personas que compran, adoptan o roban gatos para luego ofrecérselos a los que hacen estos indignos rituales.

miércoles, 19 de octubre de 2011

Raza Ragdoll

El Ragdoll es una raza de gatos muy usado en diferentes terapias por su particular carácter y temperamento.
Su gran belleza es un agregado a su encantadora y extraña personalidad.
Es un gato grande, bastante robusto, musculoso y de pelo semilargo muy sedoso y abundante.
Producto de varias cruzas: persa, birmano, siames y algunas mutaciones naturales.
Los machos pueden llegar a los 9 kg (20 libras)
 y las hembras a 7 kg (15 libras)y
de largo pueden alcanzar los 90 cm (36 pulgadas)
¡¡Son unos grandotes adorables!!
Pueden ser colorpoint, es decir con el gen Siamés de puntos más oscuros
Bicolores en sus tres colores: seal (marrón) blue (azul grisáceo)  lila
crema, rojizo y lince (marrón rojizo)
Pueden ser mitted, es decir con los guantecitos blancos y la barbilla también.
Grandes, imponentes, profundamente bellos y de una dulzura difícil de alcanzar en cualquier otra raza.
Sus profundos ojos azules tienen una mirada muy particular: calma, serena y amable.
Sus ojos son mas bien redondeados.
Pero la particularidad del Ragdoll (muñeco de trapo en su traducción) se da más que nada en su particular característica de relajarse completamente cuando se lo alza en brazos y en la increíble docilidad (característica poco habitual en los gatos).
Se lo utiliza mucho en terapia asistida con mascotas, en asilo de ancianos o personas con dificultades en la comunicación.
Siempre amigables, dóciles, calmados; son relajantes y les encanta estar en brazos y que lo mimen incansablemente.
Que sea tranquilo y calmado no significa que sea indiferente, tienen verdadera devoción por su dueño y lo sigue a todas partes reclamándole afecto y mimos.
Cuando el dueño de un Ragdoll llega a su casa recibe el mejor recibimiento que ningún otro dueño de gato recibiría.
Puede permanecer en el interior de una vivienda sin salir al jardín si lo hubiera, ya que es un gatito que no gusta mucho de las salidas, ni de intentar cazar o explorar.
Es ideal para los que viven en pequeños ambientes.
Bello, útil, tranquilo, ¡y para completar, casi no saben maullar!
¿Jugar? ¡¡Sí son adorables juguetones, traviesos y divertidos!
Un gato ideal

martes, 11 de octubre de 2011

Leyes Gatunas

Leyes Gatunas
Escritas por "Anónimo" estas graciosas leyes, que ironizan las leyes de la física y de la química, describen con mucho sentido del humor las mejores características de los Gatos.
Ley de la inercia gatuna:

Un gato en reposo seguirá en reposo hasta que sea movido por alguna fuerza exterior, algo así como el ruido de la apertura de una lata de comida para gatos.
Ley del movimiento gatuno:

Un gato siempre se moverá en línea recta a no ser que tenga una muy buena razón para cambiar de dirección, como por ejemplo la apertura de una lata de comida para gatos.

Ley del magnetismo gatuno:

Los abrigos, las casacas (americanas, chaquetas) y los jerseys atraen el pelo de gato en proporción directa a la oscuridad de la pieza.

Ley de estiramiento gatuno:

Un gato siempre se estirara en una longitud directamente proporcional a la duración de la siesta hecha.

Ley del dormimiento gatuno:

Todo gato intentará dormir con humanos siempre que sea posible, y en una posición que sea lo más incomoda posible para estos.

Ley de la elongación gatuna:

Un gato puede alargar su cuerpo lo suficiente para alcanzar cualquier sitio que contenga alguna cosa mínimamente interesante para él.

Ley de la aceleración gatuna:

Un gato acelerará su velocidad constantemente hasta que le parezca bien y se pare.


Ley de servicio de mesa:

El gato será servido de todas las cosas buenas que hay en la mesa a la hora de cualquier comida.


Ley de la resistencia gatuna a la obediencia:

La resistencia de un gato varia en proporción directa al deseo humano de que haga algo concreto.

Primera ley de la conservación de la energía:

Dado que los gatos saben que la energía ni se crea ni se destruye, usan la menor cantidad de energía posible.

Segunda ley de la conservación de la energía:

 Los gatos saben asimismo que la energía solo puede almacenarse haciendo muchas siestas.


Ley de la observación del refrigerador:

Si un gato observa detenidamente un refrigerador durante tiempo suficiente, conseguirá que alguien venga y le de algo bueno de comer.

Ley de atracción de la manta eléctrica:

Enchufando la manta eléctrica se conseguirá que el gato suba a la cama a la velocidad de la luz.


Ley de la búsqueda aleatoria de confort:

Un gato siempre buscará, y normalmente encontrará, el lugar más confortable de una habitación dada.


Ley de la ocupación de la bolsa/caja:

Toda caja o bolsa dejada en una habitación, será ocupada por un gato en el primer momento posible.

Ley de consumo lácteo:

Aunque este harto, un gato siempre podrá beber su peso en leche solo para demostrarte que puede hacerlo.


Ley de las fundas:

 El deseo de un gato de arañar cualquier sofá es directamente proporcional a valor de este.

                                                                                  Autor Anónimo

martes, 4 de octubre de 2011

Leyenda: el Trato del Gato con el Diablo

Cuenta la leyenda que hace muchos años hubo un trato entre
 El Gato y el Diablo.
Dice también la leyenda que ese trato continúa hasta el día de hoy....
Es sabido que los Gatos nos acompañan y nos protegen.
También se sabe que el Diablo
 está siempre muy interesado en coleccionar almas para llevárselas a su ardiente hogar.
Cuenta la antigua leyenda que hace muchos años existía una amable y bondadosa persona cuya alma era muy codiciada por los Diablos, pero éstos tenían muchas dificultades para apropiársela, debido a que en la casa había atentos gatos custodiándola.
Incentivado por ese desafío, fue el Jefe de los Diablo en persona,
entró a la casa y al encontrarse con uno de los Gatos desplegó todas sus artimanias para convencerlo que le entregara de inmediato el alma de su ocupante.

El Gato muy tranquilo y despreocupado le propuso un trato:

Si el Diablo le podía contar cuantos pelos tenía en todo su cuerpo, antes del amanecer y decírselo con precisión. Cuando esto ocurra le entregaría el alma de su dueño.
Comenzó el Diablo a contar a toda velocidad y cuando estaba acabando mucho antes de lo pedido por el Gato, este se sacude vigorozamente, perdiendo el Diablo la cuenta y desistiendo de volver a comenzar.
Dice la leyenda que el trato continúa, por eso, de vez en cuando vemos a nuestros gatos mirar algo que nosotros no vemos, seguirlo con la mirada...

También podemos ver cuando se quedan quietos como estatuas y de pronto sacudirse sin encontrar motivos para ello. Es que cada tanto desde los Infiernos nos mandan a alguno de sus empleados para intentarlo nuevamente...
¿Qué pasará en las casa de los Gatitos Sphynx (sin pelo)...?