Ronroneamos y ronroneamos

PitaPata Cat tickers

sábado, 19 de febrero de 2011

Adoptar un gato adulto



Adoptar un gato adulto tiene más ventajas prácticas que adoptar a un frágil y dulce gatito bebé. Todos nos enternecemos frente a la fragilidad y ternura del  pequeño bebé gato, pero debemos tener en cuenta el tiempo disponible para atender a esos pequeñitos, que generalmente (si son los abandonados) están en mal estado y son muy vulnerables.


Esto nos significará más esfuerzos y cuidados que un gato adulto, que aunque probablemente necesite cuidados extras por haber estado en la calle, nunca serán tan intensos como los de un bebé gato.


Los gatos adultos normalmente tienen buen carácter y son sociables y muy necesitados de un amigo que los quiera y los cuide, ya sea porque están en un Hogar de Protección o lo encontramos en la calle.



El hecho que un gato adulto nos siga o nos reclame indica que nos está buscando y que es dócil y si estuviera en una Protectora, ellos nos dirán como es el carácter del gato adulto que queremos adoptar.


Las personas que trabajan en estos Hogares de Protección lo hacen con toda la pasión y el amor que le despiertan la magia del gato, jamás nos darían en adopción un animal con temperamento agresivo o poco adaptable.


El gato adulto es muy inteligente y observador (por algo ha sobrevivido en la calle)y se adaptará rápida y fácilmente a la familia que lo adopte, lo cuide y lo quiera. El gato es de por sí muy limpio así que aprenderá sin necesidad de enseñanza alguna a usar las piedritas para hacer sus necesidades.


Generalmente los gatos adultos de buen carácter, los dóciles, los que vienen a buscar la compañía de las personas han vivido con una familia humana y luego la han perdido (ya sea porque lo abandonaron o porque se perdió y no supo volver). Esto hace que el gato adulto rememore los felices momentos con los humanos y se adapte muy facilmente a nuestra compañía como si hubiera vivido con nosotros siempre.


Si el gato nos encuentra a nosotros (o el Gato azul habrá dado una vuelta por tu vidahttp://unviejogatoazul.blogspot.com/2011/01/la-leyenda-del-gato-azul.html)no hay nada más que decir, ya que él nos ha elegido; pero si en cambio tenés ganas que acompañe tu vida un hermoso gato adulto, lo mejor es que te contactes con un Hogar de Protección, ellos te entregarán un gato en perfectas condiciones de salud, castrado y vacunado.


Elegí al que sientas más próximo, al que te embruje con su mirada y actitud, no obstante hacele todas las preguntas necesarias a los proteccionistas acerca de su carácter y temperamento, como así de su historia, para asegurarte que congeniarán en el futuro.


Si  recogiste de la calle a un gato adulto: una vez que lo entrás a tu casa y te conectás amorosamente con él (ricas comidas-acordate que el gato aún muerto de hambre es todo un gourmet-, mimos, caricias, agua fresca, leche deslactosada, un buen almohadón para dormir calentito y tranquilo) dejá pasar uno o dos días para no estresarlo más de lo que ya debe haber estado y llevalo a un veterinario de tu confianza (usá un trasportín o bolso, en muchas veterinarias te prestan uno).


El médico veterinario será el encargado de trazarle un plan de desparasitación, vacunación y el momento adecuado para la castración (que cuanto ante se haga mejor).
Aunque estos primeros pasos te lleven  una erogación económica, pensá que servirá para tener un amigo por muchos años sano y vital con poquísimas visitas al veterinario (sólo una vez al año para el refuerzo de sus vacunas).


Si al gato adulto lo vas a buscar a un Hogar de Protección, no te olvides de tener una atención con esta maravillosas personas que son puro amor: esto demostrará tu sensibilidad, compromiso y delicadeza.


Tu atención puede consistir en algo de  dinero o alimentos, ya que los Proteccionistas usan plata de su bolsillo y de donaciones que hacemos los que tenemos amor por la fauna urbana (perros, gatos, caballos maltratados y abandonados). Tu pequeña contribución servirá para salvarle la vida a otros y darles una oportunidad de tener una vida mejor.


Julio Cortazar gran amante de los gatos en los que menciona en muchas de sus producciones literarias. Acá con Teodoro W Adorno, uno de sus gatos
Esto lo escribió cuando se encontró con su gata Flanelle (traducción ad-hoc de Franella)
Esta es Flanelle, recogida de las calles de Paris

1 comentario:

  1. yo tengo 4 gatos que rescate adultos y son una maravilla los amo !!!

    ResponderEliminar