Ronroneamos y ronroneamos

PitaPata Cat tickers

sábado, 29 de enero de 2011

Leyenda del gato Siames



Cuenta la leyenda que los gatos siameses eran muy difíciles de obtener y era sólo regalo como un favor especial del Rey de Siam, reino ahora conocido como Tailandia, que mantuvo la raza enteramente dentro de su palacio como el gato real de Siam.Era considerado un animal sagrado. Sus dueños eran de sangre real y/o sacerdotes.El robo de uno de los Gatos Reales de Siam de la Corte Real era castigado con la muerte.

El primer siamés que apareció en Inglaterra fue un obsequio del Rey de Siam a el Cónsul General Británico en Bangkok –Owen Gould- en realidad fue una pareja de siameses y estos fueron exhibidos en Londres, por su hermana, un año después en Palacio de Cristal en 1871 y ellos aparecieron en exposiciones Americanas por el siglo XX temprano.

Entre 1884 y el fin del siglo varios gatos siameses se importaron en este país y fueron registrados. Nacía una raza, show y competencias.Se cuenta que los gatos siameses solían tomar parte de los funerales de los reyes tailandeses. Se los colocaba dentro de la tumba del monarca y cuando salían por un orificio dejado para tal propósito, se decía que el alma del rey había entrado en el gato como parte de su viaje a la siguiente vida.

El siamés original tenía ojos estrábicos y anillas en la cola. El estrabismo y los nudos (kinks) en la cola son considerados hoy faltas graves, pero alguna vez fueron tan comunes que se tejieron toda clase de leyendas alrededor de ellos.

Una leyenda cuenta sobre una valiosa copa perdida y dos gatos Siameses encargados de buscarla. Cuando ellos encontraron la copa, un gato se quedó para cuidarla mientras el otro regresó con las buenas noticias. El gato de guardia, una hembra, estaba tan angustiada de poder extraviarla nuevamente que ciñó su cola herméticamente alrededor de ella y la sostuvo tan firme que su cola se retorció permanentemente. Y todo el tiempo en que estuvo esperando el regreso del otro gato, miró fijamente la copa pues temía que ésta desapareciera y sus ojos quedaron bizcos.

Otra leyenda cuenta sobre una princesa que, cuando tomaba sus baños, temía que le robasen sus anillos y entonces se los confió a su gato Siamés. Ella puso los anillos en la cola del gato pero, cuando el gato se durmió, los anillos se cayeron. Así que la princesa ató un nudo en la cola del gato para que esto nunca pudiera pasar de nuevo.

Calendario literario promoviendo la adopción de mascotas

Una buena idea tuvieron en Madrid:
 La Asociación Protectora de animales “El Refugio” ha presentado un calendario “El Refugio 2011″, en el que tiene como  protagonistas, animales perros y gatos abandonados, para fomentar la adopción de animales en las fiestas de fin de año.
La presentación del calendario se ha realizado en la Puerta del Sol de Madrid, donde los mininos y perritos acompañaron a los actores en la representación de diferentes capítulos de reconocidas novelas.
De esta forma el calendario ayuda a  fomentar la adopción y a fomentar la lectura de grandes obras de literatura.

Historias de gatos y soldados





 Todos los animales, humanos incluidos sufren en una guerra, pero los gatos tal vez se llevan la peor parte como sucedió en la guerra en Afganistán. 


Cada desastre natural o provocado por el hombre se cobra las vidas de miles de seres vivos inocentes, aunque en los medios poco se habla de los animales damnificados por las tragedias.
Tres soldados norteamericanos encontraron tres gatitos con apenas semanas de vida. Dormían dentro de una caja y estaban completamente desnutridas, y sólo después de recibir la autorización de sus superiores los soldados pudieron comenzar a cuidarlas, en medio de los intensos bombardeos, en medio de tanta sangre y muerte.
Esta historia tiene un final feliz, porque los tres hermanitos fueron adoptados y ahora viven dignamente, con comida, cariño y espacio para jugar. 

Ellos iniciaron una asociación para cuidar a las mascotas sobrevivientes de la guerra.

Leche cachorros recien nacidos

La mejor leche para gatitos bebés recién nacidos huérfanos es la comercial, la que se compra en tiendas para mascotas o en veterinarias. Con ella no se corren riesgos de indigestiones y es la más parecida a la leche de la gata madre.

Es de fácil preparación, les cae muy bien y tiene excelentes nutrientes  que ayudan a recuperarse a los gatitos desnutridos, además es de muy buena digestibilidad. En cada país tienen diferentes nombres comerciales pero la eficacia es la misma.



Debemos sostenerlo parado, en forma vertical, darle la leche despacito sin atragantarlo ya que la leche puede pasar al pulmón, hacer una neumonía y morir.

Pero si por alguna circunstancia no podemos adquirir la leche comercial para cachorros recién nacidos, tal vez porque no la hallamos en las tiendas cercanas a nuestro domicilio y estamos apurados por alimentar a los pequeñitos, se puede utilizar algunas de las fórmulas caseras, pero 
lo más rápido posible pasar a la comercial:


FORMULA MÁS PARECIDA A LA LECHE DE GATA
80gr de leche condensada
80ml de agua potable
100gr de yogur entero
3 yemas de huevo




FÓRMULA SENCILLA
1 yema
1 cuchara de crema de leche
200 ml de leche deslactosada (preferiblemente)

Leyenda del gato Sagrado de Birmania





Hace años, muchos  años vivía un monje llamado Mun Ha en la ladera del monte Lugh. Este monje pasaba sus días en el templo del monasterio, meditando y orando a Tsung-Kyan-kse, la Diosa de las almas errantes. Ella era la encargada de conducir a las almas al paraíso, una Diosa muy bella de piel color de nieve, vestida de oro, largo cabello y ojos de un profundo azul turquesa.
SugatoSinh lo acompañaba siempre, en respetuoso silencio. Era ungatomuy inteligente y noble, con sus enormes ojos como dos monedas de oro…

Una noche el templo fue atacado, en el asalto Mun Ha fue herido. Sinh saltó sobre su amo para auxiliarlo pero él ya estaba muerto a lospiesde la imagen de la Diosa. Y algo mágico pasó entonces, el pelaje blanquecino fue cambiando a un color dorado, las patas que tenía aún sobre el cuerpo de su amo se convirtieron en blancas , como la nieve de las montañas y sus ojos amarillos en azul turquesa como los de la Diosa.

La Diosa Tsung-Kyan al ver la forma en que protegió a uno de sus monjes decidió convertirlo en su animal sagrado, que se encargaría de conducir el alma del monje hacia su reino. Así fue como Sinh pasó siete días y siete noches en ayuno velando por el cuerpo de su amo. Al séptimo día Sinh murió y cumplió con el encargo de la diosa de llevar el alma de su amado amo al paraíso. A partir de ese día todos losgatosdel monasterio fueron transformados y se cree que cada vez que ungato“Sagrado” muere, es el alma de un monje que entra en el paraíso.



Leyenda gato arabe



Cuenta una leyenda, que la gata favorita de Mahoma, Muezza, estaba profundamente dormida sobre la túnica del profeta, cuando alguien le llamó. Entonces, para no interrumpir el descanso de su animal favorito, cortó su túnica y abandonó la habitación muy despacio, con extremo cuidado y volviendo la vista hacia atrás enternecido.


Los turcos describen la curiosa variedad de gatos blancos con ojos dispares como "regalos de Alá" o "tocados por Alá". Quizá porque algunos gatitos blancos nacen con marcas de color en su cabeza, las llamadas "marcas de Alá". O tal vez porque Muezza, la gata idolatrada por Mahoma de la que ya hablamos, era un ejemplar blanco de ojos dispares…


Otro mito habla de los llamados GATOS PARA EL DESEO: si alguien tiene un deseo muy fuerte, para que se cumpla debe colocar un gato en su regazo y susurrar en el oído del animal su petición. Después le ofrecerá abundantes golosinas, y si al gato le gustan, el deseo se cumplirá. Pero esto sólo ocurre si es realmente un "gato de los deseos". Aunque nadie sabe de su existencia con seguridad, porque trae mala suerte si alguien cuenta que gracias a su gato su deseo se ha hecho realidad…


Según una superstición del pueblo turco, su líder Mustafa Kemal Atatürk (fundador de la República de Turquía) renacerá algún día y se reencarnará en un Angora Turco blanco con un ojo verde y otro ámbar. Es por esto que los gatos con ojos dispares son reverenciados en Turquía y reciben el nombre de Ankara kedi.


La relación del Islam con los gatos es muy curiosa: un devoto de Mahoma debe respetar y cuidar a todas las criaturas de Alá. Debe alimentarlas, pero no permitirles que compartan su mismo espacio vital. Por esta razón, los mercaderes turcos, especialemente los vendedores de alfombras, tienen a sus Angoras Turcos en sus tiendas y almacenes.


De esta forma, este grupo social relativamente adinerado ha conseguido preservar esta raza y ayudarles a reproducirse sin contradecir sus creencias y sin tener problemas existenciales. Y por ello, el Angora Turco es también un símbolo de cierto "status" social y se considera que, si alguien te lo regala, te concede un gran honor.

Leyenda del gato chino



Durante el siglo XVII, en la era Edo, en la época de los señores feudales, existía en Tokio un templo que había conocido días mejores y que tenía serios problemas económicos y estaba semi-destruido. 


El sacerdote del templo era muy pobre, pero aún así, compartía la escasa comida que tenía con su gato, Tama. Un día, un señor feudal, un hombre de gran fortuna e importancia llamado Naotaka II  fue sorprendido por una tormenta mientras cazaba y se refugió bajo un gran árbol que se encontraba cerca del templo. Mientras esperaba a que amainara la tormenta, el hombre vio que un gato de color blanco, negro y marrón, le hacía señas para que se acercara a la puerta del templo. Tal fue su asombro que dejó el refugio que le ofrecía el árbol y se acercó para ver de cerca a tan singular gato. En ese momento, un rayo cayó sobre el árbol que le había dado cobijo.


 A consecuencia de ello, el hombre rico se hizo amigo del pobre sacerdote, financió las reparaciones del templo y éste prosperó, con lo que el sacerdote y su gato nunca volvieron a pasar hambre. Tras su muerte, Tama recibió un solemne y cariñoso entierro en el cementerio para gatos del Templo Goutokuji, y se creó el Maneki Neko en su honor. Se dice que un Maneki Neko en el lugar de trabajo, el hogar o incluso una página web atrae la buena suerte y los visitantes.

Leyenda de las Gatas Tricolor-Carey


Vinita es una Gata Tricolor-Carey-es una gata solar, miles de rayos se distinguen en su manto, y si su cara se divide en dos (como la de esta Gata Carey) es para evidenciar su doble naturaleza: gatuna y divina.
Dice la leyenda que un día el Sol le pidió a la Luna que lo tapara por un rato para poder ausentarse del cielo, bajar a la Tierra y poder ser libre aunque sea por un rato.

Cuenta esta leyenda que el Sol estaba harto de ser el centro del Universo, quería ser libre y despreocupado por un tiempo

El Sol necesitaba pasar inadvertido en la Tierra, que nadie lo reconociera, así anónimo y desconocido gozaría de una libertad plena que nunca había tenido y tanto deseaba.

La leyenda dice que la Luna, gran amiga del Sol, se conmovió ante las súplicas desesperadas de su amigo y eligió el día más luminoso del verano en donde el Sol brillaba en todo su esplendor para complacer su pedido.

Se acercó de a poco al Sol y lo fue cubriendo muy lentamente para que la oscuridad no sorprendiera de golpe a los humanos.

Nos cuentan los relatores de leyendas que la felicidad del Sol fue inmensa y como quería aprovechar cada minuto de su libertad pensó y pensó en que ser le convenía reencarnarse para disfrutar de la tan ansiada y soñada libertad.

Tenía que ser un ser inteligente, rápido, astuto, discreto y que amara los placeres de la vida y de la libertad tanto como él. El Sol hacía millones de años que observaba a todos los seres de la Tierra, entonces recordó a alguien perfecto que reunía todas estas cualidades: ¡Una Gata Negra!

Continúa la leyenda diciéndonos que su amiga la Luna, muy olvidadiza ella, se fue apartando sin avisarle que ya era la hora de su ronda.

El Sol desesperado y sin tiempo para nada huyó enloquecido hacia el Cielo, dejando olvidado muchos de sus rayos dentro de La Gata Negra


Nos cuenta la leyenda que desde ese entonces todas las gatitas nacidas de esa Gata Negra tienen cientos de rayos rojos, amarillos, anaranjados que salen junto al negro de su pelaje, estallando con luz y color la negra espesura de su oscuro manto.
Vinita, la gatita Tricolor Carey, fue felizmente adoptada por una familia humana a la que ella protegerá con sus energías solares y les devolverá de mil maneras todo el amor y protección que le brindan
La sabiduría popular dice que el origen solar de las Gatas Tricolor-Carey tienen propiedades mágicas que traen la buena fortuna y emanan (como los rayos solares) una energía positiva y vivificante.


La diosa egipcia Bastet, representada con cabeza de gato y cuerpo de mujer luce en su ajustado atuendo miles de rayos: rojos, amarillos y anaranjados.


Estaba asociada a la Luna y ambas protegían a las embarazadas, los partos y sobre todo irradiaban la energía caliente y llena de vida, como así también rechazaban a los malos espíritus y la energía negativa.
Vinita, mitad diosa y mitad gata velando el sueño de su papá humano
¡Qué vida más cómoda que tienen las diosas actuales!
Vinita la diosa Tricolor-Carey-amasando a su amigo Titino
¡Hay que transmitir mucha energía positiva!

Leyenda urbana del gato azul

Un gato grande y maltrecho, bastante viejo, camina muy despacio pegado a la pared. Se para en la entrada de un baldío y va derecho a un sucio rincón en donde están unos cuantos gatitos muy chiquitos llorando de frío y hambre. Los mira detenidamente, los olfatea y agarra con delicadeza a uno de ellos y se lo lleva.


Camina más rápido con el pequeño gatito en la boca y lo deja en la puerta de una casa. Se esconde debajo de un auto y espera sereno y atento. El bebé gato llora con poca fuerza porque está debilitado, triste y asustado.


Cuando pasa alguien que se detiene y levanta al chiquitito, lo arropa y le habla con dulzura y el gato grande y maltrecho le ve en la cara y en los ojos que puede dar amor y protección, entonces sale de su escondite y su descolorido pelaje va convirtiéndose a un color azul tan claro y diáfano que se desvanece en el aire y desaparece.


Su misión es encontrarle un gato al humano que lo necesite.